sábado, 19 de marzo de 2011

Tortuga golfina cada vez más lejos del nido

Para preservar esta especie única en el mundo (Lepidochelys olivacea), expertos señalan la necesidad de intervenir Playa Palmeras, en la Isla Gorgona, afectada por la erosión.

La Playa Palmeras tiene aproximadamente 1.200 metros de longitud y alrededor de 20 metros de ancho en condiciones de bajamar; una playa realmente corta y pequeña a la que llegan a desovar, desde el Golfo de México, estas tortugas conocidas como golfinas.

Desde hace más de 40 años, la isla fue una prisión de alta seguridad, y en su playa fueron sembradas numerosas palmas de coco; de allí su nombre. Las plantas crecieron sin ningún control, ganando cada vez más espacio de franja de arena y colonizando los sitios disponibles de anidamiento de tortugas. Actualmente, el espacio para que estos reptiles desoven de manera natural es mínimo.

El impacto sobre los nidos es grande por cuanto estos quedan expuestos al mar y cuando el nivel de las aguas sube más de lo normal se lavan, observó Diego Amorocho, PhD y director ejecutivo del Centro de Investigación para el Manejo Ambiental y el Desarrollo (Cimad). “Entre agosto y diciembre del 2010 registramos cerca de 28 nidos, y en lo que va corrido de este año se han perdido entre el 80%
y el 90%”.

La situación es cada vez más crítica para la especie en peligro de extinción, a pesar de que Palmeras es una de las pocas playas que no tiene impacto antropogénico directo, es decir, no hay presión de población humana sobre las tortugas y sus huevos.

En la temporada reproductiva del 2010, los investigadores relocalizaron los nidos en una especie de plataforma para permitirles una mejor incubación, procurando aislarlos del impacto de las mareas y la acción del oleaje. Sin embargo, esto no fue suficiente. “El éxito de eclosión fue mínimo, apenas del 34%, cuando en años anteriores oscilaba entre el 78% y el 86%. Es decir, 86 tortuguitas salían del nido”, señaló el director del Cimad, quien ha seguido de cerca el comportamiento de estos animales.

De las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo, la golfina es la más pequeña: mide de 60 a 70 centímetros y pesa cerca de 45 kilos. Al Pacífico colombiano llega a desovar entre julio y noviembre en un nido de más de medio metro de profundidad que cava la hembra. Allí deposita en promedio 100 huevos, que tardan entre 45 y 50 días para completar su periodo de incubación.

Con el aval de Parques Nacionales se intentará modificar de manera selectiva el área donde están sembradas las especies vegetales. La idea es ampliar hacia la tierra el espacio disponible para la normal reproducción de las tortugas y así proteger la existencia de esta especie en el Pacífico colombiano, cuyo papel en el ecosistema es crucial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...