miércoles, 6 de abril de 2011

“Reconcíliate con la Naturaleza”

Para que viva el loro orejiamarillo, es necesario que exista la palma de cera.
La Iglesia Católica, así como  las comunidades Luterana y Anglicana, unidas a favor del Loro Orejiamarillo.

Al superar los mil individuos, esta especie cambió de categoría amenaza, 'En Peligro Crítico' por la de 'En Peligro'


ProAves- La campaña “Reconcíliate con la Naturaleza”, que busca proteger el loro orejiamarillo y la palma de cera durante la Semana Santa, cumplió una década de buenos resultados, que van desde el aumento de las poblaciones de las especies a proteger, hasta el ejercicio de nuevas prácticas religiosas por parte de la comunidad.

Esta cruzada fue emprendida por Conservación Internacional Colombia, la Fundación ProAves, el Ministerio de Ambiente, la Conferencia Episcopal de Colombia y las CARs hace 10 años hoy muestra alentadores resultados.

 Palma de cera
Es de señalar que en 1999, había una población de 81 individuos de Loro Orejiamarillo en el Tolima y en 2001, fue encontrada otra con 63 individuos, en Antioquia, razón que motivó iniciar a dichas instituciones a liderar esta campaña de salva guarda no solo de esta ave trepadora, sino de la palma de cera, planta preferida pora su anidación, y que hoy es altamente afectada por el corte indiscriminado de sus ramas para las celebraciones del Domingo de Ramos. 

Diez años después, las acciones de conservación realizadas en el Tolima y de una temporada de cría exitosa, lograron en 2010 niveles históricamente altos en la población del loro orejiamarillo, con 727 individuos y 291 polluelos, registrados en 131 nidos.


Así, el loro Orejiamarillo, catalogado durante nueve años como 'En Peligro Critico' por la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN), bajó su categoría de amenaza a 'En Peligro', gracias al resultado de las continuas alianzas interinstitucionales y el trabajo comprometido por la conservación de la especie.

Al respecto el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, en el marco de la Gestión Ambiental en Biodiversidad, expidió un marco normativo que orienta al país, respecto a las acciones que se deben adelantar para evitar que especies de la flora y fauna nacional, no se extingan por la intervención del hombre.

En cuanto a la palma de cera del Quindío, sus poblaciones siguen categorizadas 'En Peligro Crítico', dadas las amenazas por las actividades agrícolas y pecuarias. Esta especie fue declarada como Árbol Nacional de Colombia mediante la Ley 61 de 1985, que prohíbe su tala de manera indefinida en el territorio nacional.

Iglesia, comprometida
Desde sus inicios, la campaña ha contado con la participación progresiva de la iglesia Católica. Hace tres años se sumó la comunidad Luterana que comparte los mismos ritos litúrgicos que la católica, y luego, se unió la Anglicana.

Mons. Alirio López Aguilera
En este tiempo se ha destacado la presencia de Monseñor Alirio López Aguilera, quien creó el lema de la campaña: Porque la vida es sagrada...reconcíliate con la naturaleza, que ha trascendido y marcado un hito dentro de las campañas ecológicas que se realizan en Colombia, por su permanencia y porque ha llegado al corazón de muchos católicos.

Por su parte Monseñor Holman Lara, directivo de la comunidad Luterana expresó que como contribución a la campaña, en su comunidad no están quemando el Árbol Nacional de Colombia, para la elaboración de la sustancia que se utiliza el Miércoles de Ceniza, sino que la elaboran con amero de maíz. "Ya miembros del clero en las diferentes denominaciones han recibido con aceptación esta propuesta, porque lo que importa es la intención y la simbología que encierra esa celebración".

Monseñor Lara invitó a los feligreses a que hagan una participación masiva y alegre el próximo Domingo de Ramos. "Que las procesiones estén colmadas de personas con plantas recomendadas por las autoridades ambientales, para que luego sean bendecidas y llevadas a las casas.


Las alternativas
En los últimos años, las CARs han brindado numerosas alternativas para que los feligreses reemplacen la Palma de Cera por otras especies. Algunas de las propuestas son la Palma Iraca, los ramos artesanales elaborados en junco y en amero o cáscara de mazorca.

Las autoridades ambientales anunciaron que habrá sanciones para quienes trafiquen con las especies amenazadas, según las Resoluciones 584 de 2002, 572 de 2005 y 383 de 2010, en las cuales se señalan las especies silvestres de fauna y flora, que se encuentran amenazadas en el territorio nacional y se determinan las acciones que se deben adelantar en torno a su conservación, para ello advirtió que quines comercialicen ramos elaborados con hojas de palmas de cera y vino podrían pasar entre 3 y 7 años de cárcel, y pagar multas de hasta $2.678 millones (5 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...