lunes, 21 de noviembre de 2011

Las arañas, no son tan malas…

Blanca Nelly Mendivelso Investigadores estudian el comportamiento del veneno al ingresar al torrente sanguíneo para comprobar sus potencialidades biológicas y farmacológicas en enfermedades como la artritis.
Estas sustancias pueden lesionar las células de animales y seres humanos e incluso causar la muerte. Sin embargo, también podrían salvar vidas.
Especialistas del Centro de Información, Gestión e Investigación en Toxicología (Cigitox) de la Faculta de Medicina de la UN estudian los efectos de la picadura de arañas y tarántulas en pacientes. Javier Rodríguez, médico toxicólogo y coordinador de Cigitox, afirma que cuando se conocen las causas y la forma cómo suceden las picaduras, se pueden buscar potenciales farmacológicos”.  
De acuerdo con Rodríguez,  el veneno tiene componentes químicos que lesionan las células de diferentes órganos, pero fracciones específicas de este pueden actuar en la destrucción de células tumorales de diferentes tipos de cáncer.
Con los casos que llegan al Cigitox han evaluado, por ejemplo, que el veneno de las viudas bloquea los nervios periféricos y afecta el sistema nervioso que controla el dolor.  
El científico indica que “Esa misma actividad puede servir para desarrollar medicamentos como los anestésicos u otras medicinas para el tratamiento de dolores crónicos y  de difícil control como los asociados al cáncer, la artritis y enfermedades reumáticas, entre otras”.
Otras propiedades
Eduardo Flórez, magíster en Biología y profesor del Instituto de Ciencias Naturales (ICN) y especialista en aracnología, señala que estas sustancias sirven para acelerar el proceso de mortalidad de las larvas que se alimentan de cultivos.
 “Los novedosos ensayos hechos con biotecnología introducen el gen que produce el veneno de escorpiones en las bacterias que originan las enfermedades de la larva. Una vez la bacteria (que generalmente demora entre una semana y 10 días para actuar)  entra al cuerpo de esta, la sustancia actúa y los gusanos mueren inmediatamente reduciendo las perdidas del agricultor.  

Colombia es el segundo país con mayor biodiversidad de fauna venenosa. Se estima que tiene aproximadamente 15 mil especies de arañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Loading...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...